Historia

Historia

  • De fortaleza Àrabe a gran puerto del mare nostrum

    Los musulmanes construyeron aquí una Rábita, una fortaleza árabe situada cerca de la desembocadura del Ebro, y Carlos III posteriormente proyectó una ciudad que debería convertir ese pequeño núcleo de pescadores en uno de los grandes puertos del mediterráneo.
    Hace más de mil años, los musulmanes ya se dieron cuenta de las ventajas que ofrecía vivir cerca de la desembocadura del Ebro, en una zona de mar llana y escaso oleaje, resguardada por el puerto natural que iban construyendo los sedimentos que aportaba el río. Por esta razón construyeron una Rábita, una pequeña fortaleza medieval desde donde podían controlar el comercio y el tránsito de barcos río arriba. A lo largo de los siglos, en este mismo puerto harían parada todo tipo de flotas, desde fragatas de Alfonso el Magnánimo hasta barcos de las tropas Napoleónicas. Fue aquí, también, donde el verano de 1610 los moriscos expulsados del valle del Ebro fueron obligados a embarcarse y donde Carlos III proyectó una ciudad que debería convertirse en uno de los grandes puertos del mediterráneo occidental. El proyecto fracasó, pero aún hoy se puede seguir esa historia en el trazado urbano de Sant Carles de la Ràpita, una ciudad marinera que acoge uno de los puertos pesqueros más dinámicos de Cataluña y que se ha convertido en una de las poblaciones turísticas con más proyección de las Terres de l'Ebre.

  • Galería de imágenes
  • Página web www.larapita.cat
Gana un viaje con #saboreaespaña Terres de l'Ebre Cuéntanos tu aventura San Carlos de la Rápita